El tiempo – Tutiempo.net

Las cerdas de punta necesitan una nutrición precisa

|

|


Las cerdas modernas han aumentado notablemente el número de lechones gestados, criados y destetados. No se le puede asignar igual alimentación a necesidades diferentes.


La capacidad de las cerdas para proporcionar nutrientes para apoyar la gestación de una camada grande, producir leche para alimentar a los lechones de crecimiento rápido y devolverlos rápidamente al ciclo después del destete, por lo tanto, ha mejorado.

Las mejoras en la productividad han impulsado la reevaluación de programas nutricionales adecuados para las cerdas prolíficas y de alta producción.

El propósito de este artículo es proporcionar una actualización sobre los programas de nutrición y estrategias de alimentación para las cerdas durante el intervalo de destete al estro, la gestación, el período de transición y la lactancia.

Intervalo de destete al estro
La estrategia de alimentación de la cerda durante el intervalo de destete al estro se centra en recuperar las reservas corporales perdidas durante la lactancia en preparación para la próxima gestación.

Se sabe que aumentar la ingesta de alimento de las cerdas destetadas en una condición corporal deficiente mejora el rendimiento reproductivo, pero las cerdas en una buena condición corporal no parecen beneficiarse de una alta alimentación o de la lactancia durante el intervalo de destete al estro (Graham et al. ., 2015; Almeida et al., 2018).

En general, alimentar 5.5 libras por día de una dieta de gestación convencional después del destete parece ser suficiente para apoyar la recuperación de las reservas corporales de cerdas destetadas; sugiere que no se necesita una alimentación ad libitum y que ofrezca dietas de lactancia durante el intervalo de destete al estro.

Gestación
Los objetivos del programa de nutrición para cerdas gestantes son tres: 1) para cumplir con los requisitos de nutrientes para el mantenimiento, el aumento de peso y el crecimiento de la dorada; 2) Proporcionar nutrientes para el adecuado desarrollo del embrión; y 3) para manejar la condición corporal. La mayoría de los nutrientes y la energía de las dietas de gestación se utilizan para el mantenimiento, el aumento de peso y el crecimiento dorado.

Los primeros 30 días de gestación representan la mejor oportunidad para reponer las reservas corporales perdidas durante la lactancia previa, mientras que en la gestación tardía (el último tercio de la gestación) las demandas de energía y nutrientes aumentan considerablemente para el crecimiento fetal y el desarrollo mamario.

Programas de alimentacion gestacional
En el período inmediato después de la reproducción, la clave es mantener el embarazo y garantizar la supervivencia del embrión. La ingesta de alimento después de la reproducción se ha limitado convencionalmente para evitar un impacto negativo en la reproducción (Jindal et al., 1996), pero estudios recientes demuestran lo contrario.

Las cerdas y primerizas con restricciones de ingesta de alimento o privación en la gestación temprana (primeros 10 a 12 días de gestación) pueden tener una reducción en la supervivencia del embrión y el tamaño de la camada (Athorn et al., 2013; Langendijk et al., 2016). Por lo tanto, se recomienda evitar la privación de alimento en el período inmediato después de la reproducción y alimentar a las cerdas delgadas para recuperar la condición corporal lo más rápido posible.

Durante la mayor parte del curso de gestación, el objetivo del programa de nutrición es mantener cerdas bien acondicionadas para mejorar la eficiencia reproductiva, la longevidad de las siembras y el bienestar. El uso de un sistema de puntuación de la condición corporal ayuda a identificar cerdas delgadas para devolverlas a una condición corporal adecuada y evita que las cerdas gordas paren.

Las cerdas no condicionadas están predispuestas a tener falla reproductiva, desarrollo de llagas y mayor riesgo de mortalidad, mientras que las cerdas sobrecondicionadas tienden a tener complicaciones en el parto, menor consumo de alimento en la lactancia y mayor riesgo de sacrificio debido a problemas de locomotora.

Los métodos tradicionales para estimar la condición corporal de las primerizas y las cerdas son la puntuación visual, la medición del flanco y la medición de la grasa de fondo con ultrasonido. Recientemente, el calibre de la condición corporal de la cerda se desarrolló como una herramienta imparcial para evaluar la condición corporal utilizando el ángulo de la espalda de la cerda en la última costilla como medida. El calibre se basa en la premisa de que la espalda se vuelve más angular a medida que las cerdas pierden peso, grasa y músculo.

El ajuste apropiado de la asignación de alimento en la gestación es importante, porque las cerdas que se alimentan por encima de los requisitos acumulan gastos de alimentación innecesarios y conducen a un rebaño de cría sobrecondicionado.

Es bien sabido que aumentar la asignación de alimento durante la mayor parte del período de gestación no proporciona ningún beneficio para el peso al nacer de los lechones (Amdi et al., 2014). A su vez, las cerdas ganan peso y acumulan un depósito excesivo de grasa en la espalda durante la gestación, lo que lleva a una reducción en la ingesta de alimento durante la lactancia, una pérdida excesiva de peso corporal al destete y dificultades para mantener la producción de leche y el crecimiento de la cama (Kim et al., 2015).

En el último mes de gestación, las demandas aumentan considerablemente debido al rápido crecimiento fetal y al desarrollo mamario. La alimentación por golpes es una práctica común para apoyar el aumento de las demandas de energía y nutrientes de las cerdas gestantes en el último tercio de la gestación.

Sin embargo, estudios recientes con cerdas y cerdas muestran algunas preocupaciones sobre esta práctica. Los estudios de alimentación por golpes demuestran consistentemente que el aumento de la ingesta de energía y aminoácidos en la gestación tardía solo se utiliza parcialmente para mejorar el peso al nacer de los lechones en un promedio de 30 gramos por lechón (Gonçalves et al., 2016). En cambio, las cerdas utilizan la energía extra y los aminoácidos para aumentar el peso corporal, lo que conduce a cerdas jóvenes y gordas más pesadas en el momento del parto y un aumento de la tasa de mortinatos en un 2% en promedio para cerdas jóvenes (Gonçalves et al. 2016; Mallmann et al. al., 2019).

Se ha estimado que cada aumento de 1 kilogramo en la asignación diaria de alimento desde el Día 90 de gestación al parto se asocia con un aumento de aproximadamente 7 kg en el peso corporal de cerdas jóvenes y cerdas.

Las características de las cerdas gestantes modernas parecen consistir en una mejor eficiencia de la alimentación y la propensión al crecimiento. El impacto nutricional en el peso al nacer de los lechones es modesto, mientras que la selección genética puede tener un impacto mucho mayor en este sentido.

Las recomendaciones generales para las cerdas en gestación serían proporcionar 4.5 a 5.0 libras por día de una dieta de gestación que contenga 1.497 kilocalorías por libra de energía metabolizable y lisina digestible al 0.60%, ajustando los niveles de alimentación de acuerdo con cerdas y cerdas. Como la cerda moderna es muy resistente, la simplificación de las dietas de gestación a una sola fase a lo largo de la gestación parece ser una estrategia de alimentación eficaz.

Sistemas de alimentacion gestacional
Los sistemas de alojamiento en todo el mundo de las cerdas en gestación están cambiando gradualmente de puestos individuales a sistemas de alojamiento en grupo.

Los sistemas de alojamiento grupal generalmente permiten un programa nutricional similar al de las viviendas individuales, pero tienen en cuenta algunas particularidades con respecto a la interacción social, el nivel de actividad, la temperatura ambiental, el desperdicio de alimento y el ajuste del puntaje de condición corporal.

El nivel de actividad y la temperatura ambiental influyen en las demandas energéticas de las cerdas. Las cerdas alojadas en grupo han aumentado el nivel de actividad en comparación con las cerdas alojadas individualmente, ya que tienen más interacción social y pasan más tiempo de pie y caminando y menos tiempo acostadas. .

Las demandas de energía de las cerdas también aumentan para mantener la temperatura corporal cuando la temperatura ambiental está por debajo de su zona de confort. La temperatura crítica más baja para las cerdas gestantes alojadas individualmente es de 68 grados F, pero como las cerdas alojadas en grupo pueden intercambiar calor corporal entre sí, la temperatura crítica más baja se reduce a 60 grados.

Esto indica que las cerdas en grupos se pueden alojar a temperaturas ambientales más bajas antes de que las demandas de energía comiencen a aumentar.

El alojamiento grupal permite una competencia natural por el alimento que típicamente imponen las cerdas dominantes sobre las tímidas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la estrategia de alimentación, el diseño del alimentador y el diseño de la pluma pueden mejorar la disputa sobre el acceso a la alimentación. Otra forma razonable de mejorar la agresión en estos sistemas parece ser aumentar la ingesta de alimento.

Por lo tanto, muchos sistemas de alojamiento grupal crean variaciones en el peso de la cerda y limitan la capacidad de evaluar y controlar la condición del cuerpo de la cerda. En la mayoría de los sistemas de alojamiento grupal, es difícil ajustar los niveles de alimentación individuales para que las cerdas adquieran una condición corporal adecuada.

Por ejemplo, en la alimentación en el suelo o en la alimentación a través, el nivel de alimentación general debe ajustarse para evitar que las cerdas se sobrecarguen o condicionen en exceso.

Sin embargo, esta situación puede crear pérdidas de alimento y variaciones en la condición corporal. De hecho, las observaciones en el campo indican que el desperdicio de alimento es mayor en estos sistemas.

Por otro lado, en los sistemas electrónicos de alimentación de cerdas, el nivel de alimentación individual se puede ajustar para cada cerda. Sin embargo, requiere más tiempo y trabajo para evaluar la condición corporal individual dentro del grupo de cerdas.

Las observaciones en sistemas de producción a gran escala han indicado que no hay pautas adecuadas para optimizar la alimentación a nivel de cerdas individuales en sistemas de alojamiento grupal. Si bien el nivel de alimentación se puede ajustar para la cerda individual en sistemas electrónicos de alimentación de cerdas, gran parte de los requerimientos de nutrientes dependen del peso corporal de la cerda, lo cual es desconocido en las cerdas alojadas en grupos.

La implementación exitosa de los sistemas de programas de ESF se centra en alimentar un nivel constante con el sistema de ESF y en simplificar la gestión del sistema. Además, familiarizar a las cerdas con el sistema de alimentación y mantener una ingesta completa de alimento es a menudo un desafío, especialmente en cerdas jóvenes y cerdas de primera paridad.

La capacitación de primerizas de reemplazo se está convirtiendo en una prioridad en las fincas con sistemas de FSE, porque las primerizas que no están familiarizadas con el sistema son reacias a ingresar a la estación de alimentación para consumir su asignación diaria de alimentación durante el transcurso de la gestación, particularmente durante la primera semana después de la colocación (Thomas et al. ., 2016).

Transición
El período de transición se define como el tiempo desde la última semana de gestación hasta la primera semana de lactancia. Durante este período, el objetivo es satisfacer las demandas nutricionales para el rápido crecimiento fetal y el desarrollo mamario, para el proceso de parto y para la próxima lactancia. La asignación de alimento está tradicionalmente restringida en la transición de la gestación al parto para prevenir un bajo consumo de alimento durante la lactancia.

Sin embargo, se ha demostrado que aumentar la asignación de alimento en el período de transición aumenta el consumo total de alimento hasta el destete y reduce la pérdida de peso corporal durante la lactancia (Cools et al., 2014; Decaluwé et al., 2014).

Los beneficios incluyen mejoras en la tasa de crecimiento de los lechones y el peso al destete, así como el rendimiento de calostro y la composición nutricional. Sin embargo, se recomienda aumentar la cantidad de alimento en el período de transición para las cerdas bien acondicionadas, enfatizando la importancia de no tener cerdas y cerdas demasiado acondicionadas en el parto.

Además de la asignación de alimento en el período de transición, estudios recientes han evaluado el efecto de los niveles de aminoácidos y de fibra en las dietas de cerdas alrededor del parto. Se ha demostrado que el aumento de los niveles de lisina durante una semana antes del parto mejora el peso al nacer de los lechones en primerizas (Gourley et al. 2019).

También se ha demostrado que el aumento del pre-parto con fibras mejora la supervivencia de los lechones, reduce el estreñimiento de las cerdas alrededor del parto y disminuye la pérdida de peso corporal durante la lactancia, pero no tiene impacto en el peso al nacer, el aumento de peso o el rendimiento de calostro de los lechones (Oliviero et al., 2009 Loisel et al., 2013; Feyera et al., 2017).

Las recomendaciones nutricionales para el período de transición no están claramente definidas, pero los estudios recientes sugieren que es un área prometedora en la que desarrollar estrategias nutricionales para mejorar el rendimiento de las cerdas y los lechones durante la lactancia.

Lactancia
El objetivo principal del programa de nutrición para cerdas lactantes es maximizar el consumo de alimento para mantener la producción de leche sin perder peso corporal excesivamente. Las demandas de las cerdas de alta producción para la producción de leche han aumentado considerablemente para soportar una camada grande y de rápido crecimiento, pero no han sido acompañadas por un aumento proporcional en el consumo de alimento.
Por lo tanto, las cerdas normalmente tienen que movilizar los tejidos corporales para apoyar la producción de leche. Debido a que las cerdas modernas son más delgadas, se espera una mayor movilización de la proteína muscular durante la lactancia.

Lo ideal es que se practique un verdadero programa de alimentación ad libitum durante la lactancia para maximizar la producción de leche, minimizar la movilización de las reservas corporales, aumentar la tasa de crecimiento de la camada y mejorar el rendimiento reproductivo posterior.

La energía dietética y las proteínas son importantes para aliviar la pérdida de peso corporal de las cerdas durante la lactancia. Las grasas y los aceites se utilizan ampliamente para aumentar la densidad de energía en las dietas de lactancia. Esta estrategia nutricional parece ser particularmente importante para las cerdas lactantes en condiciones de estrés por calor, y para las cerdas lactantes prolíficas y de alta producción.

Cuando las cerdas priorizan la lactancia, la energía adicional se reparte preferentemente para la leche y se convierte en producción de grasa de leche. En consecuencia, los beneficios de una mayor ingesta de energía se evidencian consistentemente como mejoras en la tasa de crecimiento de la cama debido a la mayor cantidad de energía proporcionada a través de la leche (Rosero et al., 2016).

El suministro de aminoácidos y proteínas en la dieta cerca de los requisitos puede mejorar la producción de proteínas de la leche (Strathe et al., 2017) y reducir la movilización de proteínas musculares en cerdas lactantes (Gourley et al., 2017). Estudios recientes subrayan que tanto la ingesta dietética de proteínas balanceadas como los aminoácidos esenciales únicos son mutuamente importantes para el rendimiento de la siembra y la hojarasca durante la lactancia (Strathe et al., 2017; Huber et al., 2018; Pedersen et al., 2019).

Los estudios coinciden en el efecto de aumentar la ingesta de lisina en la dieta para reducir la pérdida de peso corporal y la movilización de proteínas musculares, pero no son consistentes en términos de la influencia de la ingesta de lisina en la tasa de crecimiento de la camada y el desempeño reproductivo posterior (Xue et al., 2012; Shi et al., 2015; Gourley et al., 2017).

En última instancia, el catabolismo de la lactancia afecta el desempeño reproductivo posterior de las cerdas, particularmente en el caso de las cerdas de primera paridad.

Es bien sabido que la pérdida excesiva de peso y la movilización de las reservas corporales durante la lactancia se asocian con un intervalo prolongado de destete al estro, una alta incidencia de ano y retorno al estro, una baja tasa de partos y menos lechones nacidos en el parto posterior, así como una alta tasa de sacrificio debido a una falla reproductiva (Koketsu et al., 2017).

Sin embargo, el rendimiento reproductivo de las cerdas modernas parece ser cada vez más resistente a los efectos negativos del catabolismo de la lactancia (Patterson et al., 2011).

Esto podría estar relacionado con los cambios en la biología de las cerdas con genética moderna, así como con un aumento en la duración de la lactancia, el uso de sistemas avanzados de alimentación en la lactancia y la aplicación de técnicas adecuadas de reproducción.

Mariana B. Menegat es una estudiante de doctorado; y Joel M. DeRouchey, Steve S. Dritz, Jason C. Woodworth, Mike D. Tokach y Robert D. Goodband son profesores de investigación porcina en la Universidad Estatal de Kansas.

Referencias
Almeida, L.M., et al. 2018. J Anim Sci. Identificador de objeto digital: 10.1093 / jas / sky073.171
 
Amdi, C., et al. 2014. Animal. doi: 10.1017 / S1751731113002073
 
Athorn, R.Z., et al. 2013. Reprod Fertil Dev. Doi: 10.1071 / RD11295
 
Cools, A., et al. 2014. Anim Reprod Sci. doi: 10.1016 / j.anireprosci.2014.01.008
 
Decaluwé, R., et al. 2014. J Anim Sci. doi: 10.2527 / jas.2014-7612
 
Feyera, T., et al. 2017. J Anim Sci. doi: 10.2527 / jas2017.2110
 
Gonçalves, M.A.D., et al. 2016. J Anim Sci. doi: 10.2527 / jas.2015-0087
 
Gourley, K.M., et al. 2017. Transl Anim Sci. doi: 10.2527 / tas2017.0043
 
Gourley, K.M., et al. 2019. J Anim Sci. (en prensa).
 
Graham, A., et al. 2015. J Anim Sci. 145: 36.
 
Huber, L.-A., et al. 2018. J Anim Sci. doi: 10.1093 / jas / sky047
 
Jindal, R., et al. 1996. J Anim Sci. Doi: 10.2527 / 1996.743620x
 
Kim, J.S., et al. 2015. Acta Agric Scand. doi: 10.1080 / 09064702.2015.1045932
 
Koketsu, Y., et al. 2017. Porc Health Manag. doi: 10.1186 / s40813-016-0049-7
 
Langendijk, P., y col. 2016. Reprod Fertil Dev. Doi: 10.1071 / RD15520
 
Loisel, F., et al. 2013. J Anim Sci. doi: 10.2527 / jas.2013-6526
 
Mallmann, A.L., et al. 2019. J Anim Sci. doi: 10.1093 / jas / skz017
 
Oliviero, C., et al. 2009. Res Vet Sci. doi: 10.1016 / j.rvsc.2008.07.007
 
Patterson, J.L., et al 2011. Reprod Fertil Dev. Doi: 10.1071 / RD11015
 
Pedersen, T.F., et al. 2019. J Anim Sci. doi: 10.1093 / jas / sky462
 
Rosero, D.S., et al. 2016. J Anim Sci Biotechn. doi: 10.1186 / s40104-016-0092-x
 
Shi, M., y col. 2015. Anim Sci J. doi: 10.1111 / asj.12377
 
Strathe, A.V., et al. 2017. Anim Feed Sci Techn. doi: 10.1016 / j.anifeedsci.2017.08.015
 
Thomas, L.L., et al. 2016. Kansas Agric Exper Stat Res Rep. Doi: 10.4148 / 2378-5977.1284
 
Xue, L., et al. 2012. J Anim Sci Biotech. doi: 10.1186 / 2049-1891-3-11
Fuentes: Mariana B. Menegat, Joel M. DeRouchey, Steve S. Dritz, Jason C. Woodworth, Mike D. Tokach y Robert D. Goodband, de la Universidad del Estado de Kansas, quienes son los únicos responsables de la información proporcionada, y son los únicos responsables de la información. . Informa Business Media y todas sus subsidiarias no son responsables de ninguno de los contenidos contenidos en este activo de información.

Por Mariana B. Menegat, Joel M. DeRouchey, Steve S. Dritz, Jason C. Woodworth, Mike D. Tokach y Robert D. Goodband, Universidad Estatal de Kansas
 

También te puede interesar

girasolPrecios

Actualizado a: 15/02/2024

Precios capones y chanchas
Cantidad total: 72.310 cab.
Categoría
Capón sin tipificación
Capón con tipificación
Chanchas
Variación semana anterior Baja Baja Alza
Precio promedio ponderado ($/Kg) $ 1058,30 $ 1138,32 $ 738,16
Plazo de pago promedio 18 19 20
Peso promedio ponderado 113 113 214
Porcentaje de Magro 57% 57% 57%
Cantidad 56.054 19.873 1.424
Índice PorMag: $1150,00 Baja
Precio del Maíz $151.000
Fuente: Federación de Productores Porcinos | Los precios no incluyen IVA
Principal » Novedades » Las cerdas de punta necesitan una nutrición precisa