El tiempo – Tutiempo.net

Algunos consejos para gestionar las micotoxinas

|

|


El adagio de que "el conocimiento es poder" es especialmente cierto cuando se trata de comprender el moho y las micotoxinas.


Durante un seminario web reciente de Phibro Animal Health , Lon Whitlow, profesor emérito de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, habló sobre cómo las prácticas de recolección, almacenamiento y manipulación pueden preparar el escenario para el crecimiento de moho y micotoxinas, que pueden ser potencialmente peligrosos para el ganado.

“Bajo ciertas condiciones, el moho puede formarse y proliferar en los campos, en el almacenamiento o en los comederos, y donde hay moho, a menudo hay micotoxinas”, explicó Whitlow. "Dada esta prevalencia, junto con el inmenso impacto que la contaminación por micotoxinas puede tener en los sistemas inmunológico y reproductivo, la ingesta y la producción de alimento, es imperativo que los productores conozcan las causas de las micotoxinas para reconocer y tratar mejor los síntomas".

Whitlow ofrece cinco recordatorios para ayudar a los productores de ganado a prevenir, reconocer y gestionar mejor la contaminación por micotoxinas.

1. Las micotoxinas son rutinarias en los campos y son subproductos de mohos estresados.
Los insectos, las enfermedades, la baja fertilidad del suelo y el exceso de agua pueden preparar el escenario para el crecimiento de moho, que a su vez puede producir micotoxinas. Una vez cosechados, los cultivos están sujetos a los mohos almacenados, por lo que Whitlow aconsejó a los agricultores que aireen los alimentos secos y empaques y cubran adecuadamente el ensilado.

Además, considere los inhibidores de moho o las ayudas de fermentación microbiana para mantener el alimento libre de moho. Las condiciones frías y húmedas y los daños del invierno pueden preparar el escenario para el moho y las micotoxinas, que requieren agua y solo una pequeña cantidad de oxígeno.
 
2. Donde encuentre evidencia de una micotoxina, es probable que haya más.
Hay miles de especies de moho conocidas, dijo Whitlow, y pueden replicarse rápidamente bajo ciertas condiciones ambientales. Afortunadamente, aproximadamente dos tercios de los mohos no son toxigénicos o no producen micotoxinas, pero el tercio restante puede producir más de 500 micotoxinas.
 
3. La micotoxicosis puede tener efectos generalizados sobre la salud animal.
Las micotoxinas pueden afectar casi todos los aspectos de la inmunidad, reduciendo la capacidad de un animal para procesar antígenos y desarrollar anticuerpos contra esos antígenos. Esto reduce la maduración de las células inmunes que combaten enfermedades y también reduce la producción de citocinas, lo que limita la comunicación de las células inmunes, dijo. Las micotoxinas también pueden tener efectos intestinales, creando una pérdida de la función de barrera, reduciendo las enzimas, aumentando los patógenos intestinales y provocando diarrea, porque los animales no pueden mantener el equilibrio hídrico.
 
4. Los síntomas de la toxicidad por micotoxinas pueden ser difíciles de diagnosticar.
Dos de las micotoxinas más comunes son las fumonisinas y el deoxinivalenol (DON). Se sabe que las fumonisinas alteran el metabolismo y causan degeneración nerviosa, mientras que el DON puede causar irritación intestinal, reducción del aumento de peso, cambios en la ingesta de alimento o disminución de la inmunidad.

Las aflatoxinas tienden a dirigirse al hígado, mientras que la zearalenona a menudo reduce la concepción y el rendimiento reproductivo. Una de las menos frecuentes pero potencialmente más peligrosas de todas, las toxinas T-2, producidas por los mohos de Fusarium, pueden causar daño celular a múltiples órganos, lo que resulta en una mayor incidencia de enfermedades e incluso la muerte.
 
5. Los productores pueden reducir la amenaza de toxicidad por micotoxinas.
Si se descubren alimentos contaminados, Whitlow alentó a los productores a tomar muestras y analizar sus alimentos para ayudar a identificar qué micotoxinas están presentes y diluir o eliminar el alimento contaminado si es posible. Considere la posibilidad de alimentar con potenciadores inmunitarios, antioxidantes, fibras, amortiguadores o microbianos para ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y el tracto gastrointestinal e incluir agentes aglutinantes en los alimentos para ayudar a proteger a los animales de los efectos dañinos de las micotoxinas.  
 
“Si bien la prevención en el campo y en el almacenamiento es importante, también incumbe a los productores de ganado estar atentos en busca de signos de enfermedad que puedan ser el resultado de la contaminación por micotoxinas y actuar en consecuencia”, dijo Whitlow. "El mejor tratamiento requiere múltiples enfoques, desde tampones hasta aglutinantes".

Por JENNIFER SHIKE / Porkbussines.com

 

También te puede interesar

girasolPrecios

Actualizado a: 21/02/2024

Precios capones y chanchas
Cantidad total: 40.890 cab.
Categoría
Capón sin tipificación
Capón con tipificación
Chanchas
Variación semana anterior Baja Alza Baja
Precio promedio ponderado ($/Kg) $ 1016,13 $ 1117,27 $ 710,47
Plazo de pago promedio 16 27 15
Peso promedio ponderado 113 117 212
Porcentaje de Magro 57% 60% 57%
Cantidad 34.202 6.688 457
Índice PorMag: $1100,00 Baja
Precio del Maíz $135.000
Fuente: Federación de Productores Porcinos | Los precios no incluyen IVA
Principal » Novedades » Algunos consejos para gestionar las micotoxinas