El tiempo – Tutiempo.net

María Florencia, por más mujeres en manejo de granjas

|

|


Es cordobesa y desde que entró a una granja siendo estudiante y nunca más quiso alejarse de esa producción. Hoy trabaja en una empresa de genética en General Villegas.


María Florencia Valles es una apasionada por la producción porcina. Nació en Córdoba capital, pero con un recuerdo fuerte de chica de visitar a sus abuelos en Bialet Massé, un pueblo 50 kilómetros al noroeste, entre Cosquín y Villa Carlos Paz. María Florencia Valles recuerda, sobre su decisión de vincularse con la actividad rural: “Siempre me llamó la atención un cuadro que tenía mi abuela, que vivió hasta los 106 años, en el que se veían vacas, gallinas, pollos, tenemos todavía ese cuadro y creo que fue, en parte, lo que me hizo pensar que quería ser veterinaria”.

Después, ya en el último año de la secundaria, cuando tuvo que decidir qué estudiar, se hizo un test vocacional y le salió “agronomía”. “Cuando me contaron de qué se trataba me encantó, plantas y animales, y así empecé”, contó Valles con su inconfundible acento cordobés. Y agregó: “Me flasheó desde el primer día, porque íbamos al campo, yo no entendía nada pero preguntaba todo, por entonces me gustaba más la agricultura pero en 2012 fuimos a un campo con producción porcina y ahí me enamoré de los chanchos”.

Cuenta que le gustó porque es un animal más chico que el bovino, por ejemplo, dentro de la parte pecuaria es dócil, y el ciclo productivo es corto.

María Florencia Valles en una granja de cerdos.

Derrotero laboral
En 2014 (cuando tenía 24-25 años, hoy tiene 33), aún cuando le quedaban algunas materias para terminar, Valles se fue a trabajar a Sachayoj, al noreste de Santiago del Estero (a pocos kilómetros de la frontera con Chaco), plena Pampa de los Guanacos. “Una amiga me contactó para trabajar asesorando dos grupos de Cambio Rural de unos 15 productores cada uno, algunos chicos y otros más grandes, pero con mucho por organizarse, que tenían vacas, cabras, chanchos, pollos, lo que se te ocurra, fue una linda experiencia, extraño un montón, prometí volver de visita, pero todavía no he podido ir”, relató Valles.

“Me costó un poco al principio porque no les gustaba mucho la idea de que los asesore una mujer, eran bastante cerrados, pero de a poco me fui ganando su confianza… aunque ojo, fue más ver para creer, no fue sencillo”, recordó Valles.

María Florencia Valles – Técnica cerdos

Allí estuvo hasta 2016, cuando regresó a Córdoba y empezó a trabajar para una multinacional cobrando los famosos canon por sojas OGMs. “La cosa es que uno de los productores que tuve que visitar en Colonia Caroya lo conocía de la facultad y le dije que si tenía trabajo estaba para sumarme, me llamó a los 10 días y empecé, ¿Y adiviná qué? Tenía una granja de cerdos, esa fue mi experiencia intensiva con porcinos”, apuntó Valles.

Estuvo también casi dos años hasta que decidió largarse sola… bueno, no tan sola, pero sí de manera independiente. Y todo empezó en un asado: “Nos pusimos a hablar con otras dos agrónomas, una la conocía de la facultad, la otra no, y hablábamos de cerdos y cerdos… conclusión: nos largamos las tres a hacer asesoramiento porcino”. En ese tiempo también trabajó en frigoríficos en la compra y venta de hacienda. Todo fue muy lindo hasta que las agarró la pandemia, la falta de insumos, las complicaciones para moverse y se vino abajo.

En 2020 llegó la mudanza a General Villegas, en la provincia de Buenos Aires, para trabajar en una empresa de genética porcina. “Es una empresa bastante nueva acá, está en Argentina hace 5 años, yo soy responsable de genética”, contó Valles.

Después de un intento de estudiar ingeniería en zootecnia hoy está haciendo un master en producción y sanidad porcina… además de inglés: “La empresa de genética es de dueños daneses y estamos permanentemente en contacto con ellos, por eso tengo que mejorar mi inglés”.

 

María Florencia Valles
La pregunta obligada después de esta vorágine laboral y tantos cambios y nuevos desafíos en tan poco tiempo es ¿Cómo hacer para adaptarse?: “Lo primero que puedo decir es que no bajen los brazos”, dijo. Y siguió: “Yo siempre seguí mi pasión, que como te conté son los cerdos, intenté seguir por ahí, cuando las cosas me salieron mal siempre traté de pensar que tenía el conocimiento para salir adelante, puedo estar bajón un día, pero al siguiente me levanto con todo, soy positiva, no tengo miedo de quedarme sin trabajo, porque sé que siendo agrónoma tenés un montón de posibilidades en distintos rubros”.

Producción porcina hoy
“Argentina ha mejorado mucho en producción porcina, y estamos bastante bien, hay muchas granjas que se están ampliando y también empresas, tanto de genética como de insumos que se están instalando, es un sector con mucho potencial”, opinó Valles, que reconoce que habla de cerdos todo el día.

Consultada sobre las complicaciones o trabas, apuntó que “lo más importante es lo económico, porque los insumos son en dólares, fluctúan mucho, la inflación, y después está el mercado, porque si sos un productor grande podés vender mejor pero si sos chico tenés que juntarte con otros para tener volumen y es complicado”.

Los Sub40 y sus desafíos
“Generalmente me ha ido bien, la gente grande te escucha y si tenés una buena propuesta vas bien, quizás fue difícil en Santiago del Estero, porque yo no tenía experiencia y no me creían, era ´primero hacé, y después vemos´, pero siento que es cuestión de tener la actitud de mostrar un poco de confianza y, por supuesto, también saber escuchar”, contó Valles.

Chica de ciudad, devenida en agrónoma, Valles no es que nació en “cuna campera” (si se me permite la expresión), sin embargo, reconoce: “Me enoja bastante lo que dicen del campo, generalmente opinan y no conocen la realidad, siento que falta conocimiento para hablar con propiedad de todo lo que se dice de la actividad rural, hay un trabajo detrás, hay personas”. Sin embargo, cuando algo que dicen no le gusta, respira hondo y trata de “explicar, de contar y mostrar”.

En el futuro se imagina en la producción porcina “siendo reconocida por lo que hago”. “Puedo hacer varias cosas, pero siempre en Argentina, porque siento que tengo mucho para dar y aportar acá”, cerró Valles, que, aún con todos los cambios, está firme y siente que no hubiera cambiado nada. Todo le sirvió para aprender.

Por Juan I. Martínez Dodda Y Suplemento Rural de Clarín

También te puede interesar

girasolPrecios

Actualizado a: 29/02/2024

Precios capones y chanchas
Cantidad total: 63.057 cab.
Categoría
Capón sin tipificación
Capón con tipificación
Chanchas
Variación semana anterior Baja Baja Baja
Precio promedio ponderado ($/Kg) $ 986,69 $ 1089,15 $ 688,51
Plazo de pago promedio 15 19 24
Peso promedio ponderado 114 117 212
Porcentaje de Magro 57% 57% 57%
Cantidad 45.504 17.553 1.038
Índice PorMag: $1100,00 Baja
Precio del Maíz $140.500
Fuente: Federación de Productores Porcinos | Los precios no incluyen IVA
Principal » Novedades » María Florencia, por más mujeres en manejo de granjas