El tiempo – Tutiempo.net

Dejó el básquet y se puso la camiseta de porcicultor que agrega valor

|

|


El arrecifeño José García tras retirarse del basquet profesional, se dedica a la porcicultura de precisión, industrializa y vende en sus propias carnicerías.


José García arrancó hace 20 años con 40 madres y hoy cuenta con 1.200, tiene frigorífico ciclo 2 y 3 y vende cortes y chacinados en carnicerías propias.

Capones en engorde. Al llegar a los 110 kilos pasan a faena.

Con 46 años, nacido y criado en Arrecifes, Buenos Aires, hijo de un engordador de cerdos, siguió sus pasos en la producción animal, mientras desarrollaba otra de sus pasiones, el básquet, deporte que jugó profesionalmente en varios clubes del país. Tras casi 20 años de trabajo en la producción porcina, José García, junto a tres socios, encabeza una empresa que cuenta con unos 20.000 animales, en las distintas categorías -entre ellos 1.200 madres-, un frigorífico ciclo 2 (desposte) y 3 (elaboración de cortes frescos y chacinados) y dos carnicerías, dando trabajo a casi 100 personas.

“La idea de iniciarme en el negocio del cerdo comenzó en 2004, cuando, con mi hermano, empezamos a invernar, comprar lechones y engordarlos como capón. En pocos meses, empecé a ir a charlas y a asesorarme, y nos dimos cuenta que la clave venía por el lado de la genética y así empezamos a comprar madres”, cuenta José.
Y agrega: “arrancamos con 40 madres a campo que llegaron a ser 300, haciendo un ciclo completo. Luego, empezamos a confinar la gestación; posteriormente, el engorde y la maternidad y, finalmente, la recría”.


José García, ex basquetbolista y actual empresario porcino.

Su papá tenía una pista de engorde para 400 lechones, y producía 25 capones por semana. “Siempre me gustó producir animales”, cuenta José. Antes de estudiar Educación Física, carrera que no completó por unas pocas materias, y de jugar profesionalmente al básquet (pasó por Obras Sanitarias y Náutico Hacoaj -CABA-, Unión de Sunchales y Olimpia de Venado Tuerto, entre otros clubes), cursó por algún tiempo la carrera de Producción Agropecuaria en la Facultad de Ciencias Agrarias de la UCA.

Lechones en maternidad. En promedio obtienen 30 capones por madre por año.

Crecimiento
En 2010, José y su hermano se asociaron con dos amigos no vinculados a la producción porcina, que tenían campos aledaños al suyo, en Arrecifes, donde estaban las madres. “Pasamos de 300 madres con 2 dueños, a 600 madres con 4 dueños, avanzando en la línea productiva y pusimos 2 carnicerías: una en Arrecifes y otra en Capitán Sarmiento”.

En 2017, los socios se embarcaron en un proyecto más grande. En el parque industrial de Arrecifes, construyeron de un frigorífico de ciclo 2 y 3, donde despostan y elaboran cortes frescos y chacinados. El 80% del consumo del establecimiento se abastece con la producción propia de capones de 110 kg y el 20% lo compran a otras granjas.

José cuenta con orgullo que “desde hace 6 años no paramos de crecer. Pasamos de 30 a 96 empleados, considerando el personal que trabaja en las granjas y en los ciclos 2 y 3 del frigorífico, que componen la empresa”. Y agrega: también trabajamos 700 hectáreas de soja y maíz, que cubren 40% del consumo de los cerdos. La mayoría de ese campo es de uno de los socios y el resto son tierras alquiladas”, explica.

Integración
La empresa opera granjas porcinas propias y alquiladas en 5 localizaciones. En Arrecifes y Marcos Paz hay 2 granjas, que en conjunto albergan a 1.200 madres. Allí también se realiza una parte del engorde, que se completa en las llamadas unidades productoras de lechones (UPL) que funcionan en un sistema de integración, similar al de las granjas avícolas. Son otras 10 granjas ubicadas en Salto y Pasteur -Partido de Lincoln-, Buenos Aires, y Chañar Ladeado, Santa Fe.

“Le llevamos al animal (a esas granjas) y el negocio del engorde es del productor integrado que opera las UPL. Le entregamos lechones de 30 kilos y ellos prestan el servicio de hotelería por llevarlos de 30 a 110 kilos de peso. Hicimos esto porque queríamos crecer en madres para abastecer la fábrica, pero no nos daba la ecuación financiera”.

En promedio, producen unos 30 lechones por madre por año, cantidad que surge de unos de 12,5 lechones por cerda por parto, siendo que cada una tiene 2,45 partos por año. “Son buenos números, aunque mejorables, si se tiene en cuenta que en el país ya hay granjas que producen 33 o 35 lechones por madre por año”, a razón de 13,5 crías por cerda y por año, explica José.


La sala de desposte del frigorífico.

En total la empresa emplea a 96 personas.
En cuanto a la producción industrial del frigorífico ciclo 2 y 3, el 80% se vende despostada (hamburguesa y milanesa de cerdo, pechito, carré, bondiola, matambrito, churrasquito) y el 20% restante como chacinados (chorizo seco, fresco y morcilla). Parte de esos productos se venden en dos carnicerías ubicadas en Arrecifes y Capitán Sarmiento, y el resto se distribuye, con marca Los Hermanos, en comercios de la zona y en el conurbano bonaerense.

Desafíos
Entre los objetivos y desafíos que tiene José, figuran crecer en puntos de venta y “descomoditizar” los productos. “No vender solo los cortes como tales, sino poder desarrollarnos y posicionarnos con carne envasada al vacío. El desafío más importante es vender paleta y jamón como producto para consumo fresco, porque estamos muy atados a los frigoríficos que hacen jamón cocido. Queremos poder desarrollar esos productos para que lleguen a los consumidores”, explica.

Una de las dos carnicerías que tienen, en Arrecifes y en Capitán Sarmiento.

A propósito de su experiencia agregando valor a la carne de cerdo que produce, señala: “En los últimos 5 años, desde que me dedico a la industria he aprendido mucho, pero es un mundo nuevo y diferente. Los productores de cerdos creen que el industrial se llena de plata, cosa que ya no sucede”.

En cuanto a la rentabilidad de las granjas, recuerda que “entre 2004 a 2018, teníamos rentabilidades de 2 dígitos (20% anual), pero en los últimos años cayó en forma importante. Tendremos que acostumbrarnos a trabajar con rentabilidades de 1 digito, de entre 4 y 6%, que llegaron para quedarse y por mucho tiempo. Tenemos un producto que come dólares (maíz y soja) y se vende en pesos (al consumidor argentino). Para lograrlo, los productores deberemos estar lo más cerca posible de la eficiencia. Un criadero que produzca menos 3.000 kg de carne por madre por año no tendrá rentabilidad”, sostiene.

Al respecto, explica que los engordes deben tener una conversión de 2,3 a 2,4 kg de alimento por kilo de carne producida, para pasar de los 30 a los 110 kilos de peso vivo. Y precisa que cada punto más de conversión sobre los 2,4 kg de alimento consumido por kilo de carne producida, quita casi 1,5% de rentabilidad. “Es muy importante la eficiencia al final de la producción. Lo que funde a un criadero es no producir kilos de carne y manejar mal la etapa final del engorde con malas conversiones de 2,7 o 2,8 kg de alimento por kilo de carne producida”.

En cuanto a lo que viene para el negocio del cerdo en el país, sostiene que el primer semestre de este año será duro, dependiendo de lo que suceda con el valor de la carne vacuna. Igualmente, señala que “lo bueno que tiene el productor de cerdos es que hay mucho para trabajar tranqueras adentro. Hay que apoyarse en profesionales para que los productores aprendamos a ver los números, para poder corregir y mejorar la producción. Hay que tener gestión de datos. El cerdo es muy noble: por algo la alcancía es un chanchito”, grafica José, quien no duda al vaticinar que “se viene una porcicultura de precisión”.

Gastón Guido / Clarin.com

También te puede interesar

girasolPrecios

Actualizado a: 07/06/2024

Precios capones y chanchas
Cantidad total: 82.081 cab.
Categoría
Capón sin tipificación
Capón con tipificación
Chanchas
Variación semana anterior Baja Alza Alza
Precio promedio ponderado ($/Kg) $ 907,74 $ 986,22 $ 653,24
Plazo de pago promedio 15 20 20
Peso promedio ponderado 121 125 201
Porcentaje de Magro 56% 56% 56%
Cantidad 61.623 20.458 1.266
Índice PorMag: $1100,00 Baja
Precio del Maíz $165.000
Fuente: Federación de Productores Porcinos | Los precios no incluyen IVA
Principal » Novedades » Dejó el básquet y se puso la camiseta de porcicultor que agrega valor